viernes, 28 de agosto de 2015

Dublín en familia: el Museo de cera



Cuando hablamos de Dublín nos vienen a la mente U2, la cerveza Guiness, Ulises… ¿Parece cosa de mayores? Nada de eso, en Dublín podemos disfrutar de una fabulosa escapada en familia, sin renunciar a los alicientes que ofrece la ciudad para todos los públicos. Nos encantará perdernos por sus parques, sus barrios animados con música callejera en cada esquina, atravesar sus bellos puentes, degustar la gastronomía islandesa… Y para abrir el apetito viajero vamos a recorrer la capital irlandesa descubriendo rincones divertidos, apasionantes y con un sinfín de sorpresas para los peques.

La primera parada la hacemos en el Museo de cera, el National Wax Museum en Dublín, un Museo en el que las figuras de cera dan paso a todo un espacio interactivo en el que los niños son los protagonistas. El lema del Museo de cera es “Visit. Explore. Experiencie” y ¿hay algo mejor para los pequeños que un museo en el que se permita tocar y experimentar?

El Children’s Fantasy World son unas salas especialmente dedicadas a los más pequeños que les harán convertirse en duendes, en personajes de sus dibujos animados favoritos ¡y hasta conocerán la casa de Santa Claus y a él mismo roncando! Allí les esperan Bob Esponja, los Picapiedra, Harry Potter, los Simpsons… No se cansarán de posar para las fotografías junto a ellos.

No podemos perdernos la sala interactiva de los descubrimientos, en la que accionar el mecanismo de un tren, introducirnos en simuladores de vuelo, hacer funcionar un faro o mirar por un periscopio.

Pero el momento más emocionante llega cuando entramos en el estudio de grabación. En el Wax Factor Studio solo tenemos que escoger nuestra canción favorita… ¡y a cantar! No falta detalle, desde los micrófonos a los instrumentos musicales. Nos veremos en las pantallas como auténticos artistas y si lo deseamos podremos adquirir la grabación a la salida.

Para visitar el National Wax Museum con niños iremos al centro de la ciudad (Foster Place número 4), muy cerca del Temple Bar. La entrada al Museo de cera para los adultos cuesta 12 euros, los niños pagan 8 euros y con carnet de estudiantes 10 euros. El pase familiar para dos adultos y dos niños cuesta 35 euros. La entrada para todos está incluida en la tarjeta Dublin Pass. ¡Una apuesta segura de diversión para los peques!

Sitio Oficial: Wax Museum
Fotos: Miguel Mendez en Flickr-CC y Eva Paris
En Voy de viaje: Hoteles en Dublín: el Jurys Inn Parnell Street

1 comentario:

Jesus Duarte dijo...

hermoso paisaje algun dia ire ya estos ahorrando para los paisajes en avantrip